Reseña: Moriré besando a Simon Snow, de Rainbow Rowell

11.8.16


Hace ya unos meses que leí Fangirl, de Rainbow Rowell, un libro con el que quedé encantada en todos los aspectos, por lo que, cuando me enteré de que la autora iba a publicar su propio fanfic de Simon Snow, no pude sino dar saltitos de la emoción.
Para poneros en contexto, Fangirl cuenta la historia de una chica que se dedica a escribir fanfics de una serie de libros llamada Simon Snow, la cual, básicamente, trata de un Harry Potter versión Rainbow Rowell. Así que todos los lectores nos quedamos con la boca abierta cuando, en vez de publicar la historia de Cath, la autora decidió crear SU propio fanfic sobre SU propia historia, al haberse quedado enamorada de los personajes que ella misma había creado y que en Fangirl solo se tocan de refilón. 
Otro punto importante es que, al haber escrito todas sus demás novelas sobre el género Young Adult, sus fans estábamos a la vez ansiosos y temerosos de conocer a la Rainbow Rowell fantástica porque, quieras que no, no es lo mismo escribir sobre personas en su día a día que inventarte un mundo entero con todo lo que eso conlleva.
Y, mira por donde, me ha encantado.
Aviso: Ya que es obvio que este libro en sí es un retelling de la saga Harry Potter, voy a tratar de analizar la novela como historia independiente que es, sin comparaciones de ningún tipo, ya que me ha gustado mucho y creo que se lo merece.
Simon Snow, también conocido como El Elegido, es el mago más poderoso que jamás haya existido. Hasta ahí todo bien. El problema es que es un necio a la hora de controlar su magia y, mientras que la comunidad mágica espera que sea él quien les salve de los problemas que acechan, Simon se esfuerza por no causar más desastres de los que ya existen.
Junto con Penélope, su mejor amiga y Agatha, su novia, asiste a la escuela de magia Watford. Allí sufre el tormento de compartir cuarto con Baz, su enemigo desde que entró en el mundo mágico. Baz es malvado, astuto, cabezón... además de un vampiro, por supuesto.

"Sharing a room with the person you hate most is like sharing a room with a siren. (The kind of the police cars, not the kind who try to entrap you when you cross the English Channel.)You can't ignore that person, and you never get used to them. It never stops being painful."

Es asombroso cómo la autora consigue dotar a cada uno de sus personajes con su luz propia, hacerlos tan reales y cercanos que sientas que los conoces de toda la vida. Todos, desde el protagonista al más insignificante cuentan con una personalidad definida, que demuestran en todas y cada una de sus acciones en la novela. Además, se podría decir que, si bien la mitad de los capítulos están narrados por Simon, la otra mitad está narrada por diferentes personajes (algunos importantes en la historia y otros no tanto) que no hacen sino adentrarte más en la trama, creándote la sensación de que los conoces mejor que nadie.
Siendo este el primer libro que leo con temática LGTB, debo decir que me ha encantado. Los personajes son tan achuchables y amorosos como los de cualquier otro libro, y la verdad es que se agradece que haya autoras así en la literatura juvenil, que ayuden a normalizar la homosexualidad. La historia de amor principal es, simplemente, perfecta. No es el típico flechazo estilo oh, esta bueno, me he enamorado, no. Es un romance con todas las de la ley, con sus quebraderos de cabeza y sus momentos inolvidables, de esos que te hacen desear meterte tú en el libro.
Y si me preguntáis por mi personaje favorito, os diría sin ninguna duda Baz, ya que, pese a lo que pueda parecer, es uno de los más tiernos, carismáticos e inteligentes de todo el libro. Aunque la verdad es que también me ha gustado mucho la mejor amiga de Simon, Penélope, con ese aire de empollona y su cabezonería desmedida. En lo que se refiere a Simon Snow, no es que no le haya valorado como personaje, ya que está muy logrado, sino que tiene una personalidad estilo salvo-el-mundo-solo-gracias-a-mis-amigos que ya he visto en demasiados libros, la verdad.
Algo que también me ha sorprendido y encantado de esta novela es el concepto que se tiene de la magia. Y es que no es hacer Bidibidú con una varita y ya está, sino que es una especie de energía, de fuerza, que cada uno llevamos dentro y que podemos sacar afuera con la ayuda de las palabras adecuadas. Además de que no todo se resuma en la práctica de hechizos, sino que cada mago tiene una cantidad de magia dentro de él que lo hace ser más o menos poderoso, sin importar que se sepa de memoria los hechizos de una biblioteca entera.

"When I'm by myself, magic is something personal. My burden, my secret.
But at Watford, magic is just the air we breathe. It's what makes me a part of something bigger, not the thing that sets me apart."

Y respecto a la trama... La autora ha mantenido ese estilo típico suyo que tanto me gusta y a la vez me desespera. Y es que nos da la información con cuentagotas, de forma que no podamos despegar los ojos del libro. Además, como en sus novelas anteriores, consigue que algo que en un principio parecía muy simple se vaya enrevesando más y más hasta que, en un momento dado, nos damos cuenta de la profundidad del asunto y de la forma en la que Rainbow Rowell ha sabido conducirnos por ese camino sin que siquiera lo notemos.

En resumen, si te gusta la fantasía y Harry Potter, te recomiendo que leas este libro ya que, pese a ser un retelling, cuenta con una ambientación y una trama únicas y unos personajes a los que les cogerás un cariño inmenso. Además, pese a tener más de 500 páginas, la lectura se pasa volando y la pluma de Rainbow Rowell consigue que no puedas despegar los ojos del papel. 









Santa Template by Mery's Notebook © 2014