Reseña: Dalla, serpiente dorada, de Ana Belén Ortega Flor

5.8.16


Una de las cosas que más me gusta de ser lectora es descubrir diferententes pueblos y culturas, ya sean fantásticos o reales. Así que imaginaos cómo me sentí cuando, en medio de una mala racha lectora, me topé con este libro entre las novedades de la editorial Círculo Rojo (a los que agradezco enormemente el envío del ejemplar). Y es que, aunque quizás no lo adivinéis por la portada, este libro trata de... ¡vikingos!
Sí, habéis oído bien, vikingos. Ese famoso pueblo nórdico cuyos miembros saqueaban y arrasaban todo a su paso. Los mismos que eran temidos kilómetros a la redonda, conocidos por su brutalidad y su poca compasión. Y sí, por si alguno lo estáis pensando, los amiguitos de Vicky el vikingo.
Al no haber leído anteriormente nada sobre esta cultura, estaba deseosa de adentrarme en las páginas del libro, aunque intenté no depositar tampoco demasiadas esperanzas en él. Y la verdad es que no me ha sorprendido nada; ni para bien, ni para mal.

El inicio del libro es un punto a su favor, ya que nos encontramos ante una pequeña introducción (de poco más de una página) que trata de sumergirnos desde el principio en el mundo de Ana Belén Ortega, para que luego no andemos tan perdidos durante la historia.
Durante las primeras páginas conocemos a Dalla, la cual será nuestra compañera durante el resto del libro ya que la historia, aunque en tercera persona, está narrada desde su punto de vista en todo momento. Debo decir que Dalla, en mi opinión, es el personaje más logrado del libro, aunque aun así no he logrado conectar verdaderamente con ella. Es cierto que nos la presentan en todo momento como una chica valiente, fiera y desobediente, pero actos que lo demuestren he visto pocos. En ciertas ocasiones se comporta como una completa estúpida, mientras que otras veces demuestra una madurez asombrosa. Y digo que es el personaje más logrado porque, desde mi punto de vista, los secundarios no tienen ninguna profundidad y solo están ahí colocados para darle más peso a la historia.

"Estaba sola, mucho más sola que antes. Se sintió perdida. ¿Qué iba a hacer ahora? ¿A dónde iría?"

El caso es que, al contrario de los habitantes de su aldea, el cabello de Dalla es de un rubio deslumbrante poco propio de allí, lo que le genera la desconfianza de la mayoría. Así, siete años después de la desaparición de su madre a manos de los vikingos y al verse despreciada por toda la aldea y en especial por su familia, Dalla se ve obligada a huir. Durante el viaje vivirá muchas aventuras donde se tendrá que valer de su ingenio, conocerá a nuevas personas pero, sobre todo, descubrirá más de su pasado y quién es ella en realidad. No quiero contar mucho más ya que, con las poco más de 200 páginas del libro, os acabo de desvelar un tercio de la historia.
En cuanto a la historia de amor entre Harek y ella... la verdad, no creo lo correcto sea decir que es de amor. Por lo que yo he podido ver es la historia de dos chavales que se gustan físicamente y eso es lo que hay, atracción. ¿Pero y ese amor al que tantas veces se hace referencia? ¿Dónde está? Porque yo no lo he visto en ningún lado, la verdad.
La pluma de la autora, aunque se nota que aún le falta práctica, consigue transportarte a ese mundo vikingo, y hace que la lectura no sea confusa en ningún momento. Lo que me ha chocado mucho de este libro, y pienso que seguramente no sea culpa de la autora, es el abuso de las comas. Sí, las comas. Y es que, aunque parezca una tontería, desde el comienzo del libro y hasta el final de la historia las he podido ver en oraciones a las que no les hacía ninguna falta, y que lo único que conseguían poniéndolas ahí es que todo resultara más confuso y tuvieras que leerlas dos veces. Al contrario, en algunos momentos he visto frases en las que faltaba claramente una coma, y perdonadme si soy muy tiquismiquis, pero es que de verdad que me ha sorprendido.

"En Axémia, no había ningún líder, pero sí cinco hombres que se reunían para tomar cualquier decisión que requiriera la aldea, y Baruc era uno de ellos. También lo componían, Harald, el hombre más viejo de la aldea. Urobe, el ganadero."

La trama, a pesar de ser, en mi opinión, muy predecible y poco compleja, debo decir que te va absorbiendo conforme pasas las páginas, de forma que la lectura se te pasa volando. Y, además, me gustaría agradecer a la autora el buen trabajo que ha hecho documentándose porque, quieras que no, eso se nota en cada párrafo del libro, donde en algunas ocasiones aparecen términos vikingos o algún deje de la historia de este pueblo.

En pocas palabras, Dalla, serpiente dorada es un libro no muy largo que se hace ameno. Aunque no cuenta con una trama muy complicada, está bien para pasar un rato entretenido y para adentrarse un poco más en la cultura vikinga. 








Santa Template by Mery's Notebook © 2014