RESEÑA: LA LECCIÓN DE AUGUST, DE RJ PALACIO

12.2.17

AUTORA: RJ PALACIO | LEÍDO EN: ESPAÑOL | IDIOMA ORIGINAL: INGLÉS


Mi opinión

Llevaba ya muchos meses queriendo leer este libro, ya que, además de tener una portada muy sugerente, solo he oído buenas críticas sobre él. Así que, tan pronto como lo tuve en mis manos, no pude hacer otra cosa que hincarle el diente, aunque con un poco de miedo de que defraudara mis expectativas.


"Todo el mundo debería recibir una ovación del público al menos una vez en su vida, porque todos vencemos al mundo".



La verdad es que no tenía mucha idea sobre de qué iba el libro exactamente, ya que la sinopsis no nos sumerge demasiado en la historia, aunque ahora, después de haberlo leído, agradezco enormemente no haber contado con más información.

El libro nos presenta a August, un niño de 12 años con un pequeño problema: su cara. Y con esto no me refiero a que sea feo, no. Nació con la cara deforme (no me gusta utilizar este término, la verdad) , lo que le hace ser víctima de todo tipo de miradas y burlas. Debido a esto, durante toda su vida ha sido educado en casa, pero el problema llega cuando un día sus padres deciden que ya ha llegado el momento de que se abra al mundo y vaya al colegio como los demás niños de su edad. Así que Auggie tendrá que aprender a lidiar con sus nuevos compañeros al tiempo que intenta hacerles ver que, si le dejaran ser él mismo, tal vez su aspecto no importaría tanto.


Sin duda, el mayor punto fuerte del libro es August. Y no me refiero a él como personaje, que también, sino a la voz que R. J. Palacio le ha dado. Durante una gran parte del libro le tenemos a él como narrador, y es increíble como la autora hace que le veamos como es: un niño de doce años. Con esto me refiero a que ve todo desde la inocencia, y le cuesta comprender por qué la gente no ve lo corriente que es y por qué todos se asustan al verle. Además, la novela está plagada de esos pequeños detalles (como enfados tontos con su madre, o el hacer nuevos amigos) que no aportan sino más autenticidad a la identidad del protagonista y, quieras o no, acabas encariñado de él hasta las trancas.


"Creo que la única razón por la que no soy normal es porque nadie me ve como alguien normal".


El resto de los personajes están también muy logrados. Una de las cosas que más me ha gustado ha sido la familia de August; podemos comprobar en cada página que sus padressu hermana mayor le quieren como a nada en el mundo, aunque también tienen que lidiar día a día con la diferencia que supone vivir con un niño así; para su hermana, sentirse siempre segundo plato de sus padres y ser conocida localmente como "la hermana del niño monstruo" y para sus padres, tener que dedicar cada segundo de cada día a sus tratamientos, y no poder evitar preocuparse por él a todas horas. Sus compañeros, como ya he dicho, se comportan y hablan exactamente como corresponde a niños de esa edad, aunque me ha impresionado la profundidad que les ha aportado la autora a algunos, explicando el por qué son así, la infancia que llevan detrás y como, en el fondo, todos luchan por sentirse uno más.

Para ser sincera, el tema que trata el libro me dejó bastante impactada, ya que sí, estamos acostumbrados a leer sobre chicos y chicas con cáncer, tetrapléjicos, o incluso con problemas mentales, pero nunca había tocado un libro que tratara una "enfermedad" cuyo único efecto sea resultar visualmente desagradable al resto del mundo. Si a esto le sumamos que el protagonista es un preadolescente, realmente lo que hace la autora es añadirle aún más crudeza a la historia y que nos resulte casi imposible no empatizar con él.

La historia se centra en la integración de August en su nuevo entorno, así como de aceptarte a ti mismo como eres y no dejarte afectar por los insultos y burlas de personas que ni siquiera saben como eres por dentro. Contiene escenas de bullying bastante duras, aunque no por la violencia, sino porque te hacen pensar en todo momento en cómo tratarías tú a alguien como August sin siquiera conocerlo; si serías como el resto del mundo o intentarías acercarte a él para descubrir lo que esconde. Me he encontrado muchas veces al borde de las lágrimas, porque es realmente desgarrador ver como la vida le da un golpe tras otro a un niño que lo único que quiere es que los demás vean que es igual de normal que ellos.


"Todos esos ojos son como brújulas, y para ellos yo soy como el polo Norte".


La historia, aunque narrada principalmente por Auggie, también contiene partes contadas desde el punto de vista de otras personas, lo que, en mi opinión, ha sido otro puntazo. Esto le aporta muchísima más profundidad a la historia, ya que podemos ver el problema de August visto desde la perspectiva de varias personas; desde su familia y amigos cercanos hasta gente que apenas le conoce como el nuevo novio de su hermana.

Además, pese a lo que pueda parecer, ya que tiene mucho contenido, es un libro muy ligero. La lectura se hace muy ágil y no resulta pesada en ningún momento. Yo, personalmente, me acabé estas más de 400 páginas en una tarde y, para ser sincera, no me di cuenta de cuánto tiempo había estado leyendo hasta que me quedaban apenas 20 páginas.

En resumen, La lección de August es un libro cargado de emoción que no dejará indiferente a nadie. Enseña mucho sobre dejar a un lado los prejuicios y sobre cómo al final, lo más importante es ser uno mismo. Lo recomendaría mil veces.
5 / 5


¿Y vosotros? ¿Lo habéis leído? ¿Tenéis pensado hacerlo?
Santa Template by Mery's Notebook © 2014